Pizzería Mamma mía… Emprendimiento hecho en Colombia

February 7, 2013 Año 1 No.2, Emprendedores

foto_mammamia_pizzeriaLeidy Constanza Llanos viajó a Bogotá con sus padres, desde Florencia, Caquetá, para cumplir un sueño: ser Ingeniera Biomédica y como todo lo que se propone, lo logró. Empezó a trabajar en una empresa, vendiendo equipos médicos para cardiología y en poco tiempo con sus ahorros logró hacer un capital.

Decidió invertirlo en un negocio sostenible, busco asesoría y se contactó con una persona que le ayudó a montar la Pizzería Mamma mía en la calle 170 cerca al portal del norte. A los seis meses le encomendó a su mamá la administración de esta pizzería y abrió una sucursal en el barrio Quesada, en la calle 49 con carrera 15.

Mientras tanto, su hermana Gina, seguía en Florencia, estudiando Contaduría, pero allí no veía su futuro, viajó a unirse a su familia y Leidy la puso al mando de esta sucursal. Con estas dos pizzerías llevan 6 años y ya montaron otra en San Andresito de San José, en la Cl 9ª con cra 23 y es Leidy la que la administra. Hace más de un año dejó su trabajo vendiendo equipos médicos y se dedicó de lleno al negocio de la familia, es la administradora global de la Pizzería Mamma mía.

Siempre hay tropiezos

Perdieron al proveedor de la masa y demás ingredientes para la elaboración de la pizza. Ese era su “talón de Aquiles”, ya que no sabían hacer la masa. Su padre empezó a ensayar varias fórmulas, hasta conseguir la ideal, su propia fórmula. Esto no volvería a pasar, no podrían depender de extraños para lograr el éxito. Decidieron ser sus propios proveedores, montaron su propia bodega proveedora de todos los ingredientes para su producto.

Tuvieron que entregar el local de la calle 49 por desacuerdos con el dueño que no les reanudó el contrato, sin embargo consiguieron instalarse sólo a 15 metros al oriente del anterior y allí nuevamente con estrategias publicitarias, y gracias a su trayectoria han logrado posicionarse nuevamente.

Una historia de amor

En la sucursal de la calle 49 necesitaban un domiciliario, fue así como contrataron a Diego Alejandro Ramírez, que con su carisma y entusiasmo, fue ganando posiciones dentro de la empresa, al igual que el corazón de Gina, son pareja y  formaron un bello hogar, ahora son los dos los que manejan el negocio.

Alguien con quien contar

Su padre, Reynaldo Llanos Urriego llegó a Bogotá a trabajar de empleado en una panadería de un amigo en la Calle 170, luego de 3 años con sus ahorros le compró la panadería a su amigo. Gina dice que su papá no sólo les da ejemplo, es su asesor, su apoyo constante, las representa, las alienta a seguir adelante, les enseña, siempre han sabido que con él pueden contar.

Ellas deben su éxito a que son una familia unida, emprendedora, de empuje, trabajadora que siempre busca la calidad excelsa de su producto.

Su proyección, en dos años posicionar su marca y tener una cadena de Pizzerías Mamma mía reconocida y “hecha en Colombia”, por colombianos.

Autora

Adriana Muñoz, reportera aficionada del barrio Quesada en Bogotá.

Tags: , ,

Comentarios (1)

 

  1. pedro nel says:

    excelente proyección la voluntad todo lo supera.
    por algo son llanos

    felicitaciones

Leave a Reply

Ingresa el resultado: * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.